• radioactivatx

Conciencia ecológica en niños y adolescentes

Por Sandra B

Infundir respeto por el medio ambiente a las generaciones más jóvenes, es una obligación

moral de nosotros los mayores pues de nosotros depende esa educación que se da desde

casa y también mediante la enseñanza en los colegios. Es muy importante que

prediquemos con el ejemplo, pues los niños y adolescentes son el futuro y de esa

transmisión de valores dependerá el futuro del planeta.

Definitivamente, el cuidado de nuestro planeta es uno de los temas más importantes

que se deben inculcar a niños y adolescentes, porque además de buscar la

preservación del planeta, también crea reflexión sobre los hábitos y acciones diarias

de cada persona.

Este tipo de educación plantea proporcionar suficiente información sobre el entorno y

todas aquellas razones que implican el deterioro de la salud ambiental, promoviendo

responsabilidad y buenos hábitos.


Entonces ¿Qué esperamos realmente de la educación ambiental?


Pues bien, el hecho de transmitir algo tan necesario para el bienestar del planeta y de

todas las personas, animales y cosas que habitan en él, hace que sean los principales

objetivos:

  •  La creación de conciencia para los jóvenes, exponiendo los problemas ambientales existentes y el daño que generan.

  •  Fomentar interés y participación para el beneficio y cuidado del medio ambiente

  • También desarrollar la capacidad de aceptación de la información e investigación acerca del medio ambiente desde temprana edad, eso es vital.

Esto se puede reforzar y ampliar con conocimientos en la materia mediante la ayuda

de profesores y padres, haciendo hincapié en la educación de los más jóvenes. Se les

debe enseñar a comprender la importancia de la protección de la Tierra.

Generar conciencia ecológica en los pequeños y jóvenes va más allá de campañas que

inviten a reciclar o de aquellas declaraciones en favor del medio ambiente de boca de sus

ídolos. La verdad es que todo ayuda, porque la educación que empiece en la infancia

temprana logrará el objetivo para que sean ciudadanos informados, con espíritu crítico,

porque sólo entendiendo y amando a la naturaleza se contribuirá a su preservación.

Los primeros años son fundamentales, en el seno de la familia o en los colegios, es donde

socializa el niño y es el período en el que se desarrolla su personalidad y se le orienta para

un mejor desarrollo. Los valores, los conocimientos, las actitudes y el respeto que se

inculquen por los demás y que incluye a la Naturaleza, se transmitirán a través de cuentos,

actividades escolares y a través de la convivencia familiar.

Si los niños y jóvenes tienen un desarrollo integral basado en principios positivos de

respeto y de amor hacia sí mismo será, la base de una personalidad saludable -

equilibrada, a partir de la cual se le podrá enseñar con éxito a que cuiden el medio

ambiente de forma práctica y amena, sin imposiciones.


La actitud es clave para conseguir a poner en práctica conductas eco amigables de forma

cotidiana, por lo que fomentar actitudes verdes es como plantar una semilla que acabará

germinando y dando sus frutos, esos son gestos ecológicos que acaban contagiándose a

nivel familiar o en círculos de amigos.

Así que, si queremos que los más jóvenes tengan conciencia ambiental, hay que predicar

con el ejemplo en casa y también en la calle.

El razonamiento, la sugerencia, el ejemplo positivo, el reciclaje y otras conductas

deseables, surgirán naturalmente. Por eso, es importante dar un enfoque optimista a las

acciones cotidianas eco responsables, como separar los desechos para facilitar su

reciclaje, el no desperdiciar agua ni luz, el poder cultivar un huerto orgánico con los

pequeños será una muy buena actividad. Lejos de ser una obligación o un castigo, será

algo deseable, como una contribución que beneficia al medio ambiente y también a

nosotros.

La sugerencia es que con los jóvenes de casa se pueden crear sesiones de reciclaje

creativo, porque eso les abrirá un mundo de posibilidades donde podrán aprovechar sus

intereses ya que descubrirán que pueden convertir objetos desechados o que ya no se

usan, en otros realmente útiles y divertidos, al tiempo que entenderán el problema que

los residuos generan y porque la importancia de separarlos para así poder reciclar de

manera correcta.

Es importante familiarizar a los más jóvenes con la naturaleza. Estar en contacto directo

con ella de forma regular, es esencial para su buen desarrollo físico y mental. El medio

ambiente no sólo es un lugar del cual podemos beneficiarnos, sino que es un espacio que

compartimos con otros seres vivos que merecen respeto. Las salidas al campo son una

maravillosa oportunidad para que los más jóvenes tomen conciencia de que es posible

disfrutar del entorno natural sin atentar contra el ecosistema y es que descubrir la

naturaleza, es una aventura emocionante que resulta enriquecedora en todos los

sentidos, esto motivará a los más jóvenes a querer preservarlo y con el ejemplo de

personas cercanas, puede tener más relevancia para ellos que cualquier otro tipo de enseñanza



21 views0 comments

Recent Posts

See All